¿Está relacionada la Homosexualidad con la Reencarnación y el Karma?

Swami BV Padmanabha

Monje de la tradición Indú-Vaisnava, reside en Buenos Aires Argentina, es co-fundador del instituto Bhaktyalok (bhaktyalok.com) y las comunidades Godrum (godrum.com.ar). Internacionalmente se ha destacado como un profundo filósofo, escritor y conferencista de la sabiduría ancestral védica.

También te podría gustar...

25 Respuestas

  1. Manú - Él enrique ariza g dice:

    ????
    Habló mucho y no ” dijo nada
    Sus lectores y lectoras le agradecerían fuese más …” CONCRET@ “

    • sandromeda dice:

      creo que todo fue muy claro y concreto… la homosexualidad, como la heterosexualidad o cualquier condición sexual (y eso como por abordar un tema, porque todas nuestras condiciones en esta vida son causa de lo mismo, no sólo la sexualidad), son parte de nuestro karma, que es la reacción de nuestras actividades pasadas ya sea en esta vida o la anterior, que es lo que significa la reencarnación. ¿no es eso explícito y concreto?

  2. Endy dice:

    Desde mi punto de vista. Los tres temas que se abordan aquí dan para mucho más… y en este artículo se nota claramente que tratan mencionarlos de la forma más resumida posible… tratando de mantener la escencia. Considero que es una muy buena invitación para ser más empáticos con los demás, y menos prejuiciosos, sobre todo porque siempre detrás de cada individuo hay un todo un trasfondo que no podremos observar mientras mantengamos una posición superficial o ego centrista. Gracias al Escritor por esta perspectiva tan inclusiva.

  3. carlos dice:

    Para mi, con toda humildad, la homosexualidad, es la pequeña desviación del azar cuando se produce la fecundación y posterior vida, se lleva a cabo procesos de combinaciones complejos en el que lo femenino que todos llevamos se hace más fuerte. Pues lo común es que hombre sea hombre y mujer mujer. Lo bueno que seguimos siendo seres humanos, y de igual valor y respeto.pero en lo profundo no se debería preocuparse tanto por ese asunto, por que teorías siempre van a existir.

  4. frel dice:

    Quizá en el profundizar esté la magia a descubrir por comprender y realmente vivir… 😉

  5. Javier Avendaño dice:

    Considero que es un error abordar este tema a partir del “componente motivacional”, más aún si la interrogante es “que lleva a una persona a considerarse homosexual”: (i) le falta acento a “que”, debiera ser “qué”; (ii) la condición de cualquier identidad sexual es intrínseca al ser humano y sus individualidades, es natural, por lo tanto, “considerarse” o no es irrelevante. La homosexualidad está ahí y nadie se “considera” per se, desde ese punto de vista el artículo revierte prejuicio, a pesar que el autor intente “edificar” sin este. El mero hecho del uso del concepto (prejuicio) es una forma de zafarse del “embrollo”, es que todavía en nuestras sociedades occidentales el tema de ser gay da miedo, resquemores, generalmente se lo habla en tercera persona: “yo tengo un amigo que es gay… pero no tengo prejuicio”. Eso sí, para este mi segmento social, todavía el oscurantismo no ha pasado, desde el chiste o la mofa admitida desde la niñez, los medios de comunicación, los estudios, tratados, investigaciones y “artículos”, hasta los fundamentalismos vivos e ignorantes, impresos en instituciones y gobiernos, que no hacen más que sembrar más y más karma, infelicidad y zozobra.

    Ser gay, es fabuloso, como seguramente lo es, ser hetero, bi, trans y todas nuestras excelsas identidades sexuales. En lo personal en mi próxima vida volveré a nacer gay, sin lugar a dudas.

    • Endy dice:

      hola,
      Creo que es una pena todo ese obscurantismo que el escaso criterio de las personas poco sencibles o ignorantes en la materia han mantenido a la sociedad en general… el tema de genero o preferencia sexual siempre ha sido el chivo expiatorio que la gente palurda usa para descargar sus frustraciones, miedos, doble moral, etc. No es el caso de este artículo. Desde mi particular visión es todo lo contrario, es más, da una perspectiva diferente sobre el tema, siempre de forma abierta y no sectaria. Creo que esta bien que te sientas bien así como eres, es necesario aceptarce comouno es. De lo contrario ya sabemos lo que sucede con el mundo a raíz de personas frustradas y otras que además tienen poder, etc… ser honesto es lo primero que uno debe ejercitar, sin importar lo que uno haga o sea. no pudo más qu felicitarte por eso y por que lo vives con naturalidad a pesar de lo que sea… por que como dices, así es… aqui sólo presentan la tesis que porque uno es como es, con el fin de profundizar más en nosotros mismos sin importar las preferencias sexuales o lo que sea 🙂 que estes bien.

      • Javier Avendaño dice:

        Hola Endy:

        Comprendo que la intencionalidad, es muy sana, se percibe, empero mi crítica va hacia la premisa, que no es más que esa idea o silogismo que pretende una conclusión, en la base de un análisis, si esta está mal planteada, lleva consecuentemente a este tipo de críticas, el artículo en cuestión dice ¿qué lleva a una persona a considerarse homosexual? A mí no me lleva, absolutamente nada, es mi naturaleza, soy así y punto. Lo mismo le sucederá al heterosexual, al bisexual, etc. Nadie debiera sentirse como ese experimento de Pavlov, o la muestra para el portaobjetos de laboratorio.

        Discúlpame, Endy, tampoco es mi deseo que me feliciten por vivir mi naturaleza o mi sexualidad, ¿tendría que devolverte la atención, felicitándote por tu heterosexualidad? ¿No crees que con tú amabilidad me ofendes? ¿Sabes cuándo deberíamos felicitarnos? Cuando la humanidad deje de lado esas diferencias extrañas, respecto no sólo a las diversidades y sus sexualidades, a los constructos falsos de las diferencias en pigmentación de la piel, de la supuesta supremacías de las creencias respecto a otras, o al miramiento de cómo vive aquel, o este otro… sólo en ese momento habremos sublimado a la especie; entre tanto, seguiremos sembrando -estúpidamente-, odios, infelicidad y miedos, karmas si tú quieres. Y vuelvo a reiterar, si existe la reencarnación, en mi próxima vida ser gay, a toda honra.

  6. Agradezco a todos por sus comentarios y aportes. Sin duda que la temática da para mucho más desarrollo, pero los tiempos y espacios de los medios de comunicación son reducidos como todos sabemos, aunque desde ya la idea es que tales tópicos generan la iniciativa para que entre todos continuemos explorando y expandiendo nuestro campo de comprensión, sobre este y otros temas. El propósito central del artículo es claro: Mostrarnos cómo tanto la homosexualidad como la heterosexualidad y cualquier otra características que acompañe a nuestra alma incluso más allá de la sexualidad, son diferentes condiciones adquiridas y no eternas, por lo que es importante saber no sobre-identificarnos con ellas hasta el punto que dicha identificación opaque y cubra nuestra identidad última como seres espirituales, pero también desde ya es contemplada la necesidad de lograr un punto medio de equilibrio entre las diversas consideraciones absolutas y relativas, por lo que cada uno de nosotros de acuerdo a nuestra situación actual única y específica, debemos hacer los arreglos necesarios para mantenernos balanceados en nuestro diario convivir con cada una de las diversas plataformas de nuestro ser actual: física, psíquica y espiritual.

  7. caliva dice:

    Creo que en la filosofia vedica el cuerpo no esta para un disfrute de los sentidos,las relaciones de tipo pareja tienen el fin de reproduccion .Si sos homosexual no podes reproducir y tu eleccion de pareja esta puesta en tu disfrute egoista.No veo que esta eleccion sexual cuadre en la filosofia.

    • Sergio Santoro dice:

      Claro que el cuerpo material está hecho para el disfrute de los sentidos. El alma, o átomo de consciencia, no puede gozar plenamente a través de ellos, visto su potencial infinito, pero el cuerpo no es nada más que un conjunto de sentidos o instrumentos aptos para funcionar en la dimensión material. En el complejo mecanismo del mundo material no es un caso que el máximo placer resida en el acto sexual, y que de paso el acto sexual esté conectado a la reproducción. Cada ser viviente en este mundo persigue la gratificación de los sentidos, ya sea comiendo, de forma sexual, etc. Por qué aislar los homosexuales como egoístas?

    • Javier Avendaño dice:

      Caliva, la homosexualidad es una condición natural en la especie, mientras no entendamos este simple hecho seguiremos señalando con el dedo a este segmento social, que no es más que la soberbia de creerse con la capacidad de juzgar a quienes somos diferentes. A nombre de doctrina, los nazis, también, persiguieron a los gays, lo hace el fundamentalismo, el Estado Islámico, la Rusia de Putin, y algunos gobiernos africanos, simplemente “porque no cuadramos con su filosofía”. ¡Qué ciegos somos los seres humanos, nos dañamos a nosotros mismos, con saña, creyéndonos dueños de la verdad y la sabiduría!

      Ser gay no es una elección, es indefectible. Elección es la capacidad de optar por una serie de variables, y en la sexualidad humana, nadie “elige”, ser heterosexual un día y otra identidad más adelante. En lo tácito, no concuerdo que el ser humano no esté para el disfrute de los sentidos, y sea sólo el afán reproductivo el fin de la sexualidad; si así fuera nuestro ciclo reproductivo sería similar a otros mamíferos que tienen etapas muy específicas, la reprensión es contraproducente y muchos hechos lo demuestran. Nuestra naturaleza está enmarcada en el goce, en el placer, es más debemos reivindicar el derecho a la vida plena de nuestra sexualidad.

      Si algo hay que criticar a quienes estudian, creen y son militantes de la reencarnación, es ese halo que subyace en algunos de ellos de considerarse en una fase espiritual superior que el resto, así como “nosotros y los sudras”, contradiciendo el principio básico de la humildad, y olvidando que también hay karma por omisión.

  8. Javier Avendaño dice:

    No debiera contestar al autor del artículo, empero, me siento aludido. Recuerdo que mi crítica fue formal y en metodología (por la premisa); creo que todos los que nos atrevemos a escribir, somos –felizmente- también dueños de las críticas. Concuerdo que el propósito del artículo y su inocuidad. Creo, no obstante, que el ser espiritual y los equilibrios, no son sólo individuales, sino también, colectivos, y en esa dimensión habrá Karma que nos compete a todos. Particularmente, en torno, a la homosexualidad, se han entretejido tantas creencias y conceptos negativos, que justamente alimentan ese Karma, desde las formas más desgraciadas de los regímenes fundamentalistas, para perseguirnos y eliminarnos; hasta la infelicidad en las sociedades occidentales, cuando siendo adolescente descubres que eres gay, y puedes llegar a la autoeliminación o tener un sentimiento de culpa para toda la vida, existencias sin plenitud, que nadie se merece, salvo que traspongamos los preconceptos. En esa lógica, si individual y colectivamente si no actuamos en consecuencia “pecamos de omisión” (intrínseco al karma) y entra en cuestión –en ese contexto- el balance que mencionas, Swami, no será del todo completo, esas acciones opacan… Me “sobre identifico”, claro que sí, no pretendo imitar al primo del Buda Ananda, que “(…) se dice que ha sido un hombre homosexual por cientos de las existencias y llegó al Nirvana”, pero no se negará que la afirmación: “que ser gay es fabuloso”, hoy por hoy, alimenta el autoestima, y puede ayudar a muchos en su crecimiento.

  9. caliva dice:

    Un devoto no persigue la satifaccion de sus sentidos.un devoto tiene una pareja solo para servir y formar familia.Yo estoy a favor de la homosexualidad.pero no entiendo como cuadra con el dogma religioso.

  10. Javier Avendaño dice:

    Nadie debería estar de acuerdo o no sobre la homosexualidad, es una condición inmanente al ser humano, a su biología, como lo son otras características propias de la especie, el problema se sitúa cuando esas condiciones forman parte del constructo social, y es el momento donde conceptos tan execrables como el racismo, discriminación, fobias, etc., se hacen parte de las sociedades. En esos ámbitos los dogmas, con su carácter de “intemporalidad, inmutabilidad y literalidad”, resultan tan perniciosos, que fomentan lo dicho. Los cristianos ya de antemano nos condenan a los gays, dicen: “que no seremos parte de Reino de los cielos”, otros nos señalan como “antinatura”, sobre todo los que ven la sexualidad como meramente reproductiva.

    Lo cierto es que no hay verdades absolutas. Y si hablamos de constructos sociales, la propia monogamia debiera estar en duda…

  11. Gastón dice:

    Me alegra ver que se está teniendo un intercambio respetuoso de opiniones, aunque considero que hay una lente teñida de susceptibilidad (y entiendo que la sociedad, en general da razones para ello) que condiciona el análisis de éste artículo y sus intensiones.
    La cultura védica o el Gaudiya vaisnavismo que es la filosofía que practica el autor, profesa la evolución de la consciencia y en lo referido a la sexualidad, ve a la lujuria (kama) como un obstáculo en el sendero, entre otras cosas, y lo es para el ser humano en general,( soy redundante para poner énfasis) Toda persona que tenga una tendencia lujuriosa vera distraída su atención en ello y esto hará que que en ella surja una sobreidentificacion con su condición sexual, en este artículo lo que se intenta es que entendamos TODOS que somos almas espirituales y nuestra primaria razón de ser es la búsqueda de Dios y quien tiene fe en Dios debe buscar la pureza en su corazón para desarrollar amor por Dios, pues Amar a Dios por sobre Todas las cosas debería ser nuestro mayor interés y es lo que este artículo propone promoviendo la igualdad de género en el sentido de que Todos tenemos la misma batalla contra la lujuria al fin de cuentas.
    Gracias Swami Padmanabha por tan bello artículos y por considerar necesaria esta publicación que nos expresa un nivel de comprensión superior de la misericordia.

  12. Javier Avendaño dice:

    Hola Gastón, de acuerdo contigo, el respeto es el camino. No creo, empero, que haya “un lente teñido de susceptibilidad”, la susceptibilidad es inherente a la inseguridad y yo estoy totalmente seguro de mis posturas, más bien creo que hay “puntos de vista” y el mío -coincide contigo-, en que TODOS somos almas espirituales, pero es totalmente crítico respecto a quienes, individual o colectivamente, nos juzgan por nuestra naturaleza innata, que se traduce en: discriminación, persecución y saña, creando niveles de dolor, infelicidad, miedos, etc., que justamente contradicen a la evolución de la consciencia.

    Respecto a la lujuria, reiteró no hay verdad absoluta en lo que construimos socialmente, para unos esta serán la mera voluptuosidad y el erotismo puro, como para otros los “bacanales” y la promiscuidad. En fin… es el libre albedrío, sólo juzgado en la comisión de delitos. Tampoco será “la femme aux serpents”, sin duda…

    Yo creo que “el sexo es una función necesaria para mantener el equilibrio entre el cuerpo y la mente”, como lo son todos los justos medios; gran parte de las patologías que vive la humanidad, hoy en día, son justamente, por esos desequilibrios: anorexia, bulimia versus obesidad, etc., u otras manifestaciones socioculturales: fanatismo religioso versus en la total pérdida de fe, ¿no crees?

  13. Gastón dice:

    Javier Avendaño. Este artículo terminó generando un espacio para el intercambio sano, respetuoso y constructivo, de algo que comúnmente se trata en términos opuestos a los citados por prejuicios o como reacción por el dolor que causa no ser comprendido ni aceptado por las mentes estrechas y corazones insensibles.
    Podemos concluir que cada uno según su fe, moral o ideal actuará como lo deseé y obtendrá de ello algo en particular que dará cierta satisfacción al aspecto que cada uno priorice y esto estará dejando una enseñanza a cada uno que lo analice en su introspección teniendo la oportunidad de identificar que esto también nos va llevando hacia un camino positivo de progreso.
    Agradezco a Revista Manu, al autor del artículo y a quienes participaron de los comentarios por su servicio a la comunidad en general.

  14. Javier Avendaño dice:

    Hola a tod@s, hola Gastón:

    Claro que sí, estos y otros espacios deben ser constructivos, ni las pasiones a ultranza, ni las posiciones lastimeras, ayudan a romper esas formas tan dañinas como el juzgar sin conocimiento previo, que desdibujan la realidad y que no son más que actitudes aprendidas.

    En mi criterio el respeto tiene una analogía estrecha con el dharma, porque, justamente al ser respetuoso, se eliminan sustancialmente los prejuicios, reflexionando sobre esta afirmación de Einstein: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”, nos damos cuenta, entonces, que aún hay mucho camino por recorrer…

  15. Diego dice:

    Algunas pequeñas contribuciones que espero sean apreciadas y beneficiosas para todos:

    a) Considerar rotundamente que no existen verdades absolutas, es en sí un tipo de afirmación absolutista. Y en caso de sólo existir verdades relativas, esta supuesta verdad (que declara que no existen verdades absolutas) también podría relativizarse, dando así lugar a la posibilidad de lo absoluto: Sea como fuere que intentemos aproximarnos a esta idea, veremos que nos resultará imposible “escapar” de la idea de lo absoluto. Ahora si pese a ello seguimos buscando la manera de justificar su inexistencia, quizás deberíamos preguntarnos a nosotros mismos (como parte del proceso de madurez, libertad de opinión y demás valores que aquí se ha mencionado) si no es que dentro nuestro exista algún temor, prejuicio o concepción errada de qué es algo absoluto, y qué no lo es.

    b) La energía sexual es algo tremendamente poderoso (a través de la cual una vida puede ser invocada), por lo que debemos saber relacionarnos con ella muy respetuosamente, comprendiendo su trasfondo sagrado. Nosotros mismos estamos aquí escribiendo estas palabras habiendo sido originalmente invocados a través de un acto sexual, por lo que si alguien decide ocuparse en dicha actividad, es desde ya importante estar concientes de los diversos resultados que surjen al utilizarla responsable o negligentemente. Desde ya cada cual tiene su libre albedrío, pero ello no quita que cada acto genere consecuencias muy puntuales, claras y específicas, para el que desea observar objetivamente. Así, podemos echar un vistazo al mundo y contemplar cómo aquellas personas que deciden llevar una vida licenciosa, explotativa y egoísta no alcanzan una paz y felicidad duraderas, sin importar qué tanto se crea que se disfruta durante unos breves momentos. Es por ello que desde tiempo inmemorial se nos ha invitado a buscar nuestra meta última en el amor espiritual, muy por encima de los logros temporales, que desde ya pueden acompañarnos, pero nunca terminar de satisfacer nuestra más profunda demanda interna.

    c) Mientras que podemos hablar de la sexualidad como una condición inmanente a la genética humana de cada especie (y necesitamos lograr hacerlo para así dejar de incurrir en diversos tipos de “ismos” con los que maltratamos a nuestros hermanos y hermanas a nuestro alrededor), aún así podemos ir incluso más allá de esta idea y atrevernos a considerar a nuestro ser e identidad por encima de los factores humanos, sexuales, genéticos y biológicos. En otras palabras, el lograr establecer tales puntos balanceadamente no constituye en sí la meta de nuestra existencia, pero sí una importante base fundacional para desde allí proyectarnos a nuestro identidad final, la cual tiene que ver con la conciencia, el alma, el espíritu, el cual trasciende las antedichas condiciones.

  16. Gastón dice:

    Tenemos la tendencia de relativizar lo absoluto y absolutizar lo relativo, así la tendencia consciente o inconsciente en el ser humano de engañar y ser engañado atenta contra la imagen pública de la verdad absoluta, aunque el corazón sincero tendrá siempre la posibilidad de analizar el resultado de seguir un estilo de vida o forma de relacionarse con la verdad y replantearse sus acciones tras desilusionarse.

    Aquí comparto unos apuntes para reflexionar tomados de : “El sexo no es obligatorio” – Liz Hodgkinson el cual recomiendo a todos.

    Si el celibato a pasado a despertar tanto rechazo, es porque se nos ha inducido a creer que el sexo es: a) necesario y b) natural.

    Al ser no sexuales, los célibes tienden a ver a los otros como seres humanos individuales, y no simplemente como cuerpos, los cuales se pueden clasificar como atractivos o no atractivos, los cuales se pueden aceptar o rechazar.

    Si tememos prescindir del sexo, es porque no comprendemos del todo qué es.

    Celibato: la alternativa no sexual para relacionarnos con las personas.

    Si observamos el reino animal (bioquímicamente no muy lejos del nuestro), descubriremos que ninguna especie siente deseos sexuales cuando no hay posibilidades de reproducción.

    Cuanto más interesante es la vida de una persona en su verdadero sentido, menos sentirá ese individuo la falta de actividad sexual. En otras palabras: el sexo solo puede proporcionar falso entretenimiento y entusiasmo a una vida vacía y sin utilidad.

    El sexo es el único proceso fìsico del que se podría prescindir toda una vida sin efectos necesariamente negativos.

    El sexo puede llegar a volverse una adicción, pues es como una droga. A pesar de que las primeras experiencias son desagradables, una vez que se establece el hábito, se experimenta una gran incomodidad ante la privación.

    El deseo sexual no es en principio, una necesidad fìsica; se origina en la mente. Es una necesidad imaginaria, no real.

    La sexualidad imita el amor. Pues el sexo no es más necesario para la vida diaria que un vaso de whisky o una bomba de crema.

    En el fondo sabemos que el contacto íntimo de los cuerpos representa una forma de intercambio comercial.

    Por conveniencia, por complejos, o por motivos emocionales, etc., hemos decidido centrar los deseos, las expectativas y las frustraciones en la zona genital.

    Las zonas genitales o erógenas, no se excitan solo ante la expectativa del acto sexual. Por ejemplo, es bien sabido que todos los hombres experimentan un orgasmo antes de que se los ejecute, pues miedo de cualquier tipo estimula el sistema de excitación del cuerpo, y las primeras partes en que se lo experimenta son las zonas erógenas.

    Lo que llamamos deseos sexual, según Branko Bokun, es miedo en verdad. Tenemos miedo de nosotros mismos, de los otros, etc., e imaginamos que podemos disipar esos temores con la actividad sexual, pues los sentimos (a los temores) en la región sexual. Es bien sabido que durante las revoluciones y las guerras, épocas en que reina la inseguridad, aumenta notablemente la actividad sexual.

    Ninguna sensación fìsica (sexo) podrá jamás aliviar los tormentos de la mente (miedos).

    Lo que se llama la “excitación”, es simplemente un aumento de tensión nerviosa en el cuerpo.

    La fantasía de que se experimenta una felicidad casi espiritual cuando se está en brazos de un ser amado, durante el acto sexual y después de él, es sólo eso: una fantasía.

    Cualquiera sabe que el apetito fìsico de comida se satisface comiendo; nadie necesita leer libros ni ver películas que así nos lo demuestren. En cambio, cuando oímos decir que el apetito sexual se puede calmar mediante su practica, escuchamos y leemos hacerca de esto. Pero si prestamos atención nos daremos cuenta que hacemos esto, no es porque sepamos que es cierto, sino porque nos gustaría que lo fuera.

    Cuando se emplea el sexo como manera de soportar los problemas, el hipotálamo (glándula situada en el cerebro, que controla la razón y las emociones) se ve inducido a pensar que los problemas han sido resueltos.

    Mientras continuemos considerándonos principalmente como criaturas sexuales, seguiremos sintiéndonos reprimidos, frustrados e insatisfechos, por mucha actividad sexual que mantengamos.

    Existen riesgos muy considerables de que los jóvenes desarrollen el hábito de esperar que otros cuiden de ellos, los hagan felices y los “completen”, si comienzan a mantener relaciones sexuales a edad temprana.

  17. Bhaktivedanta D.D. dice:

    La sexualidad es como las emociones con sus diversas variantes, el hombre en o fuera de religiones o movimientos defendera lo que cree le pertenece que es la vagina de la mujer y llenarla de hijos, no dandose cuenta lo horrible que es cuando la mujer da a luz un nuevo ser. Me parece obsolescente hablar de homo, hetero, trans, sodomita, uranistas, etc. en un mundo que el mismo hombre ha sido su peor enemigo y me refiero a nuestra amada tierra que hoy hiede. Dios hizo libre al hombre y a la mujer le dio discernimiento y depende de ellos que no esten picaflores por aqui o alla, y de ellas que con su pasividad esperan el diario monetario para alimentarse ella y sus hijos pequeños. Pero yendo al asunto las costumbres instintivas del homo amabilis va amainado de su idiosincracia de un cuerpo limpio para una mente limpia y su busqueda de su ser imterior. Hay paises cuyas costumbres sus habitantes son mas subjetivos como paises cuyos habitantes son mas objetivos. pero la felatio como el recto tienen sus funciones ahora que cada quien o cada cual haga lo que bien o mal le parece se relacioina a su libre albedrio. Es como decirle a la humanidad que no beba alcohol, que deje de construir hostales, que deje de fumar, que consuma alimentos chatarra, que sea un gay ES LIBRE LA ESCLAVITUD FUE ELIMINADA HACE MUCHO TIEMPO. No pienso que sea karmica osea que lo arrastre de otras vidas, en su ciclo vital el homo faber es akarmico o bikarmico por SER LIBRE, VALOR IRRENUNCIABLE. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *